Para “seres humanos menstruantes”

IntiminaEsta entrada es solo para seres humanos menstruantes, o seres humanos no menstruantes que quieran saber un poco más sobre los que si lo somos.

¿Qué es una copa menstrual? 

Es un recipiente de silicona con forma de copa o embudo, que se inserta en la vagina (como un tampón) para recoger todo el flujo menstrual. 

Ya llevaba un tiempo queriendo dar el paso y probarla, pero me daba un nosequéqueseyó que el momento “Ups, I did it again!”  me pillara fuera de casa.

Estaba harta de leer sobre el síndrome del shock tóxico, blanqueantes, perfumes y químicos en tampones y compresas que al final están en contacto con toda tu zona íntima; el ¡¡me he quedado “sin”!! el dolor de monedero cada vez que pagas un paquetito, “ahora necesito menos absorción”, “ahora más”, “¿cuánto tiempo con el tampón puesto?”, “¿me lo he quitado?”, cuando te pilla de viaje ¡horror!, y el “no me puedo poner un tampón los dos primeros días porque me dan mareos y dolor abdominal”… ¡Eh! ¡pero todo esto con una súper sonrisa, porque nos encanta! Vayan a preguntarnos si es que nos ha bajado la regla…

Que si, que hay compresas y tampones ecológicos la mar de fenomenales, pero quería algo mucho mas práctico y menos contaminante, ya que estamos. Y aprovechando unas vacaciones “con premio”, lo compré. Tengo que decir que no me esmeré mucho en comparar marcas, pero si tenía claro que quería que no fuera transparente y de un color discreto para con el contenido. Se alinearon los planetas y me topé en una farmacia con INTIMINA, una copa menstrual 100% biocompatible diseñada en Suecia y fabricada con silicona de grado médico muy suave. ¿Lo mejor? la puedes llevar puesta HASTA DOCE HORAS. Parecía que reunía todos los requisitos 😀

Mi experiencia: las primeras veces, que te verás más torpe, será mejor que te la pongas tumbada sobre la cama para ir “haciéndote” a ella, y que “ella” te conozca a ti. El sistema consiste en que una vez colocada correctamente, hace una especie de vacío con tu pared vaginal (espero haberme explicado bien), y eso impide que se nos “caiga” (aunque lo encuentro complicado) o haya vertidos inesperados. Parece complicado, pero no lo es, prometido 🙂

Una vez le coges el truco, te la pones en un pispás en cualquier sitio y de cualquier forma porque enseguida está bien colocada.

En cuanto al tamaño, hay dos: según hayas sido mamá según parto natural,o tengas el suelo pélvico débil; y el destinado a las que no han sido mamás, o lo hayan sido por cesárea. Además, dependiendo del volumen de flujo, podéis encontrar dos modelos: uno compacto (ideal para llevar en el bolso) y otro “normal”. En mi caso, primero me hice con el modelo normal, que está indicado para flujos abundantes, y al final acabé por comprar también el compacto, ya que era mucho más cómodo de poner al final del ciclo ¡Pero cada ser menstruante es un mundo! así que os invito a que probéis uno, y si lo necesitáis, os hacéis con el tamaño más pequeño.

Y si, pagué la novatada de encontrarme fuera de casa cuando necesitaba un cambio. De hecho me pilló de excursión “campestre”, pero ese es un capítulo que dejaré para la intimidad… Ahora “una” tiene en cuenta el tiempo que estará fuera de casa, y toma precauciones como repostar antes de salir ;-D
copa menstrual vs tampones

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s