Leche de Avena

leche de avena blancaCreo que no soy la única persona que lleva leyendo bastante acerca de las propiedades megamilagrosas de la avena (de las que no dudo, porque “las practico”), ya que además de ser una bebida deliciosa, depurativa  y saciante, es rica en fibra, omega 3, yodo, vitaminas del complejo B, calcio… y muchas, muchísimas cosas más.

Si nunca la has probado, el sabor es ligeramente dulzón, pero sin llegar a serlo tanto como la bebida de arroz. Aún así, nosotros solemos endulzarlo un pelín más para que quede más rica

Lo primero que quiero que te preguntes (si eres consumidor/a de este tipo de bebida vegetal) es :¿cuánto me cuesta un litro en el supermercado? y si la compras orgánica/eco/bío… ¿cuánto pagas?

Normalmente, el litro de leche o bebida de avena del supermercado de batalla (el que tenemos cerquita de casa) supera el 1,50€, y si es ecológica nos vamos a los 2-3€, algo que no está muy al alcance de todos los bolsillos, si es que la quieres consumir con asiduidad. Ahora haz cuentas de lo que te cuesta el litro de agua (en España pagamos alrededor de 1€ por cada 1000 litros) , y un paquete de 1kg de copos de avena de agricultura ecológica (ronda los 3€) Bien, si para fabricar un litro de bebida gastamos entre 15-30g de copos de avena + 1,5l de agua… ¡¡podemos sacar casi 30 litros con poco más de 3€, cuando en el supermercado nos gastaríamos un mínimo de 45€!!

En la receta que pongo a continuación le añado algo más que avena y agua, pero porque me encanta buscarle un saborcito más especial  😉

Leche de avena especiada.

Obtendremos 1 litro, ya que parte del agua la perdemos en el filtrado al hidratarse la avena.

– 30g (dos cucharadas soperas) de copos de avena, si la quieres muy espesa;  o 15g (una cucharada sopera), si la quieres más ligerita.
OJO: existen los copos de avena SIN GLUTEN, si padeces celiaquía o intolerancia.
– 1,5 litros de agua (filtrada, a ser posible)
– media cucharadita (de las de café) de aceite de coco.
– un toquecito de canela (al gusto)
– una pizquita chiquitita de sal.
– una cucharadita de extracto de vainilla (líquido)
– 15-20g de néctar/sirope/jarabe de Agave 100% natural.
OPCIONAL: Si quieres leche con chocolate… añade 2 cucharadas (de café) de cacao natural en polvo ¡Queda deliciosa! En casa usamos cacao en polvo de Chocolates Valor, y creedme: con dos cucharaditas tienes sabor y color para volver locos a los sentidos. Si lo vas a hacer así, añade un poquito más (al gusto) de endulzante natural 😉

Si no quieres especiarla, puedes hacerla simplemente con avena y agua, aunque yo le seguiría añadiendo el aceite de coco para que quede más cremosita y no te quede un regustillo a “papel mojado”.

colar la leche de avena.jpg

Preparación con Thermomix:

Introducimos todos los ingredientes en el vaso, y programamos 10 minutos, 90º velocidad 4. Cuando termine el programa, vertemos la mezcla en un recipiente de cristal hermético, pasándola previamente por un colador para que nos quede libre de posos. Dejamos enfriar, y a la nevera!

Preparación sin Thermomix:
En una olla introducimos todos los ingredientes -menos el cacao- y cocemos a fuego lento SIN HERVIR. Es importante no dejar de remover con una cuchara de madera o silicona para que no se nos pegue la avena en el fondo. Cuando nuestro caldo tenga un color blanquecino, añadimos el cacao y seguimos removiendo durante un minuto más. A continuación lo colamos, vertemos la mezcla en un recipiente de cristal hermético, dejamos enfriar, ¡y a la nevera!

¡OJO! Una vez se va enfriando, se forma una especie de “telilla”sobre la mezcla que recuerda un poco a la nata de la leche. Podéis eliminarla, o remover y que se disuelva. Y cuando ya está los suficientemente fría, el aceite de coco solidifica (es normal) así que podréis ver que se adhiere alas paredes del recipiente. En este caso removéis, y al calentar volverá a diluirse con la bebida.

Lo ideal es que consumamos esta leche en unos 3-4 días, para que conserve su textura y sabor. Consejo: no olvides removerla antes de servirla para que esté bien disuelta 😉

Si la podéis consumir, os invito a que experimentéis en la cocina usándola  como sustituta de la leche de vaca a la hora de hacer bechamel, tortitas o pancakes, bizcochos, y el postre estrella en casa: ¡las natillas!

¡¡Espero que os guste mucho!!

Podéis seguirme también en: Twitter Facebook Instagram

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s