Caldos “de” o aditivos sin porquerías

¡Hola! Como en algunas recetas voy a hacer referencia a algunos “concentrados de supersabor”, os quiero hacer un inventario de los que uso de forma habitual, y que normalmente pasan estos filtros a la hora de comprarlos:

  • Ecológico
  • Sin colorantes
  • Sin OGM (organismos genéticamente modificados, también llamados transgénicos)
  • Sin glutamato monosódico (Potenciador de Sabor o E-621)
  • Y si además tiene propiedades beneficiosas para la salud ¿qué mas podemos pedir?

Creo que son razones más que suficientes como para saber que estamos velando por nuestra salud y la de nuestros pequeños, mediante una alimentación consciente.

Hatcho Miso: Es una pasta vegetal de color muy oscuro y derivada de la fermentación de la soja. Aunque hay variedades de Miso a las cuales se les ha añadido algún cereal durante su producción, el Hatcho Miso está hecho unicamente a base de soja, por lo que es apto para celíacos.

Se puede utilizar practicamente como sustitutivo de las pastillas de caldo concentrado, ya que aporta mucho sabor a las comidas. Solo necesitamos diluir una cucharadita en agua muy caliente (no hirviendo) y añadir la mezcla al final del guiso con el fuego apagado; o también podemos servirlo disuelto en una salsera para añadir al plato a demanda. Su sabor es salado (no tanto como una salsa de soja) y “potente”, según la cantidad que usemos. Si lo hervimos, destruimos sus enzimas y bye,bye a sus propiedades beneficiosas. Dicen, hablan, y comentan, que el Miso:

  • Facilita la digestión.
  • Es rico en ácido linoléico.
  • Rico en vitaminas del grupo B incluida la B12 y antioxidantes, como la vitamina A y C, que nos protegen de los radicales libres; así como vitamina K y ácido fólico y minerales como el potasio, calcio, magnesio y selenio.
  • Ayuda a regenerar la flora intestinalContiene enzimas y fermentos que intervienen favorablemente en el equilibrio de la flora intestinal aportando prebióticos.
  • También promueve la eliminación de los residuos de nicotina y de polución ambiental, e incluso de elementos derivados de la contaminación electromagnética.

Lo he usado en potajes, guisos, cremas, y como no, cuando hago sopa miso ;-D Tarda en disolverse, así que paciencia para deshacer los grumitos.

Una vez abierto el paquete que suele venir envasado al vacío, tenemos que meterlo en la nevera donde aguanta bastante tiempo ya que la caducidad es lejanísima. Si no te fías, siempre puedes trocear la pasta y congelarla en porciones. Lo encuentras en tiendas especializadas, ecotiendas y algunos herbolarios. Ronda entre los 7 y 11€ dependiendo de la variedad, y dura una eternidad.

Sopa de verduras Kesvit: es una sopa granulada y elaborada con sémola de arroz y trigo*, y vegetales deshidratados como la zanahoria, tomate, puerro, cebolla y apio. La puedes usar como condimento al hacer un guiso con verduras (o sin ellas), ya que contiene sal, y da consistencia al caldo; o prepararlo solo a modo de sopa, diluyendo una o dos cucharadas soperas en agua o caldo, y dejar hervir durante unos 5 minutos. Suelo “tirar” de este preparado cuando ando escasa de ingredientes y quiero preparar unas legumbres “con algo”, o una sopa rápida al estilo “sopinstant” de los de antes. Tiene una fecha de caducidad bastante lejana y aguanta fenomenal en la despensa.La podéis encontrar en cualquier supermercado, tiendas de dietética y algunos herbolarios.

*Contiene gluten.

Caldo concentrado de verduras, pollo o carne de producción ecológica: los encuentras en pastillas como los convencionales, o en polvo para servir a demanda. Puedes comprarlos en herbolarios, y cada vez en más supermercados como Alcampo.

Sal marina especiada con verduras, hierbas aromáticas y hortalizas. Es increíble el sabor que proporciona a las comidas, y deseando estoy sacar un ratito para fabricarla en casa, porque no es nada difícil. La que usamos “en el hogar” es de la casa A. Vogel, y se llama Herbamare. ¡¡A mi peque le rechifla con tomate y aceite!!

Y el último descubrimiento con el que me estoy “haciendo” todavía, porque es la repera limonera: el Umeboshi.

Es un encurtido del “ume”, una variedad de albaricoque japonés que lleva usándose desde “milesdemillones” de años en la medicina tradicional (China, Coreana y Japonesa) como digestivo, alcalinizante, antiinflamatorio y desintoxicante entre otros usos. Lo puedes encontrar en conserva (suelen venir 4-5 unidades) o en formato “pasta” (aunque también existe el vinagre de umeboshi) en algunos herbolarios y ecotiendas.

Ojo, si nunca la has probado, tiene un ligero sabor afrutado, pero es muy ácida y MUY salada, así que cuidadín con las cantidades. Nunca había oído hablar de este alimento hasta que conocí a Mireia Anglada, que dicho sea de paso, me recomendó usarla para hacer un pesto vegano estupendo. El resultado fue espectacular… ¡¡ÑAM!! Los que me conocéis sabéis que estoy haciendo mis pinitos en el mundo “veganovegeta” y me gusta probar todo tipo de cosas nuevas -para mi- buscando el puntito sabrosón. ¡Y sí, lo conseguí!

¿Y vosotr@s? ¿sabéis si me estoy perdiendo “algo”? ;-D

Herbamare_combiIMG_0951

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s