Jengibre para resucitar

GINJER

… ¡Y resucita porque pica!, y no sé si tendrá que ver con eso que decían nuestros santos padres, madres y abuelas: “Cuanto más te pique, más te cura!”; pero de lo que si estoy segura es que algo de razón tenían.

Para ponernos en antecedentes, el Jengibre (Zingiber officinale Roscoe) es originaria de las zonas tropicales y subtropicales, y tiene un uso muy  extendido en la cocina india y ayurvédica. El ayurveda es un sistema de medicina tradicional con origen en India (ayus- vida /veda-ciencia) y se practica en otros países como una forma de medicina complementaria que ayuda a fortalecer las defensas de nuestro organismo. 

De la planta solo se aprovechan los tallos subterráneos, llamados rizomas. Los rizomas son ricos en oleorresina, una especie de bálsamo espeso que contiene aceites esenciales y “esas cosas que pican” también  llamadas gingeroles y shogaoles y que a más de uno le han hecho poner cara de comer limones. Pero solo pasa en el primer contacto… y a lo mejor, en el segundo ¡¡todo es acostumbrarse!! ;-D

Beneficios:

  • Potente antiinflamatorio y antioxidante.
  • Estimulante como digestivo, con actuación directa en la segregación de jugos gástricos, saliva y bilis.
  • Activa las funciones intestinales.
  • Brinda calor interno y proporciona equilibrio ante situaciones de estrés.
  • Ideal para combatir náuseas y mareos (consulta con tu médico si estás embarazada, ya que puede interferir en el ciclo hormonal del feto)
  • Estudios recientes (y no tan recientes) demuestran que el extracto de jengibre ejerce importantes efectos inhibitorios sobre el crecimiento del cáncer, y además induce la muerte en un amplio espectro de las células cancerosas.
  • Ayuda a mitigar los efectos secundarios derivados de tratamientos de quimioterapia.
  • Efectivo como apoyo en el tratamiento contra Helicobacter pylori

En casa lo usamos habitualmente para combatir resfriados, gripes, dolores de garganta, y en el caso de “servidora”, también para tratar los dolores menstruales (remedio de la abuela)

¿Cómo consumirlo?

Ojo: consulta SIEMPRE con tu médico; sobre todo si padeces diabetes, hipertensión u otra enfermedad cardiovascular.

Infusión: Cuando empecé, compraba el rizoma, lo pelaba y cortaba en trozos de unos 10 cm para infusionarlos unos 3-5´ en medio litro de agua, y luego reposar durante unos 10´ con la tapa puesta. Luego le añadía el zumo de medio limón y una cucharadita de miel. Gustirrinín a saco, si es que te gusta el sabor del jengibre. Recomiendan un máximo de 3 tazas diarias.

En zumos: tan fácil como añadir un trozo de unos 5cm a tu zumo verde, o en mi favorito: naranja, piña, mango, pomelo y jengibre. Delicioso.

Añadido a arroces, pastas, verduras: rayando un poquito en el agua del arroz basmati, noodles, o verduras al wok.

Extracto de jengibre: El que sale en la foto ¡descubrimiento! El señor alemán que me lo vendió la primera vez, me dijo que para obtener 1 litro de extracto de jengibre, se necesitaban 30 kilos de rizoma, así que imaginaros la fiesta de gingeroles que hay ahí dentro. Espectacular.

Ese frasquito es para valientes, así que ojo con las dosis ¡porque hay potencia a tope! Solo tenéis que añadir unas 3 gotitas a vuestra taza de agua caliente, y tomarlo solo, o con una rodajita de limón y miel. Recomiendan de una a dos tazas al día.

¿Ventajas de comprar extracto (procedente de cultivos ecológicos certificados)? En mi caso, me resulta más barato, más práctico y rápido de usar,  y cómodo de llevar..

¿Y como se lo doy a mi hijo?

Tengo que decir, que en forma de extracto me resulta mucho más fácil dárselo a mi peque  camuflando 1-2 gotitas en su zumo natural (cuando está resfriado). Si lo hacéis, ¡¡es muy importante que remováis MUY bien!! La raíz cocinada se la come la mar de bien si está cortada muy finita y bien mezclada con el resto de alimentos.

El botecito de 20ml cuesta unos 10€, y en nuestro caso, que consumimos con bastante frecuencia, nos dura unos 4 meses aprox. Calculando el gasto en rizoma fresco (solo para infusionarlo), a mi se me salían las cuentas de madre.

En cuanto a calidades, el extracto Ginjer es compatible con dietas Kosher y Halal, no tiene lactosa, no tiene gluten, no contiene alcohol, y tanto la lecitina de soja como la glicerina de origen vegetal, son ecológicas.

¿Qué os ha parecido? ¿cómo lo tomáis vosotros?

Podéis seguirme en: Twitter Facebook Instagram

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s