El cambio empieza en ti.

el confidencial

Fuente: El Confidencial

¡Hola,  caracolas!

Desde que salió la noticia en la que China ha dicho “Hasta aquí; ya no queremos ser vuestro vertedero”,  en casa estamos poniéndonos manos a la obra con la educación ambiental y el consumo responsable. Mola ser mamá y que tu hijo alucine con todo lo que le cuentas sobre el mundo – a veces con pincitas y tirando de Google, porque nunca tenemos toda la información, y no queremos que nos pille en un renuncio– , y qué es lo que está en nuestra mano para hacerlo un lugar mejor (o más digno) para vivir. Cuántos más nos sumemos al cambio, mejor para todos ¿no creéis? Hasta aquí todo muy bucólicopastoril. Continuamos.

Si eres de los que piensa con respecto al plástico: “Ya es tarde”, “De algo hay que morir”, “Para cuando eso pase, yo no estaré”, “No tengo hijos, ni pienso tenerlos, así que no tengo que dejarle el mundo de ninguna manera a nadie”, “Ha existido (o “se ha hecho así”) toda la vida, y aquí estamos (o nunca ha pasado nada)”, “Es imposible vivir sin plástico”,”Se lo ha inventado el gobierno para que consumamos otra cosa; como lo del cambio climático”, “Que se encarguen los ecologistas de buscar una solución” “No tengo tiempo”, “No tengo sitio en la cocina”, blaaablaaablaaaarequeteblaaaaablaaaablaaaa... Permíteme que te diga una cosa: no cambias tus hábitos por PE-RE-ZA y desconocimiento; y tu egoísmo hace la vida menos fácil a los demás.

¿Lo pillas? ¿No? Pues voy a llevarlo a terreno personal, y voy a desnudarme ante vosotros:

  • Hola, me llamo Eva.
  • Hola, Evaaaaaa.
  • A veces me da pereza ir exclusivamente a comprar a granel, y compro el paquete (de plástico) de lentejas directamente en la tiendita donde compro todo lo demás. ¿Sabéis cuánto tiempo dura el plástico desde que he pagado ese paquete? El tiempo que tardo desde que lo cojo, lo pago, lo llevo a casa, rompo el paquete, vacío las lentejas en el bote de cristal y tiro el plástico.
  •  ¡Que irresponsabilidad tan gratuita!
  • Si, a mi también me pasa y hago esfuerzos por mejorar.

El plástico no solo contamina el medio ambiente, también es veneno para ti, y para tu familia.

Hacer las cosas mejor NO CUESTA nada si vamos incorporando nuevos hábitos en nuestra vida cotidiana, despacito, pasito a pasito, suave, suavesito -ya te he pegado la canción- ¡¡Se lo dices a tus hijos, compañeros de piso/trabajo, hermanos,  primos, amigos…constantemente!!: “No cuesta nada… dejar las cosas ordenadas, fregar después de usar, volver a ponerlo en su sitio después de utilizarlo, recoger los kleenex llenos de mocos para no propagar tus virus, tirar de la cadena “después de”, recoger tu cuarto, meter la ropa en el armario en vez de tenerlo todo por la cama, ponerte las zapatillas al entrar a casa (para no ensuciar), separar la ropa blanca de la de color, dejar tus zapatos o el abrigo en cualquier parte, limpiar mientras ensucias en vez de dejar la cocina hecha un cristo después de cocinar, no apuntar lo que falta en la nevera después de comerte el último trozo, o beberte el último vaso “de”,  cambiar el rollo de papel higiénico….” ¿Estamos de acuerdo en que si todo esto que acabo de mencionar lo hacemos bien, vivimos mejor, mas tranquilos y más felices?

Ya, pero es que… no es lo mismo ¡SI, ES LO MISMO! Para enseñar buenos hábitos a los demás, hemos de predicar con el ejemplo. Pero es tan fácil decirlo….

Después de daros la chapa, vamos a lo concreto. En casa estamos a tope con las tres “R” (Reducir, reutilizar y reciclar), especialmente con el plástico, para una vez “muera” su utilidad, sustituirlo por materiales biodegradables que adquiriremos poco a poco a través de una compra responsable. Alex está la mar de comprometido con los cambios, y fijad si lo está que ahora se ha convertido en un “Pepito Grillo” que no deja pasar ni una. Ya separamos orgánico, papel y cartón, vidrio, plástico y envases, tapones de plástico, pilas… Pero especialmente con el plástico ¿cómo lo hacemos?

  • ♻️ Reduciendo el CONSUMO de plásticos: alimentos envasados, bolsas, bastoncillos, cepillos de dientes, vajilla de un solo uso, tuppers, cosmética envasada en plástico, paquetitos “de”…
  • ♻️ Reutilizando lo que ya tenemos procurando alargar su vida útil hasta que ya no de mas de sí. Una vez acaba su vida útil, nos sumamos al cambio sustituyendo el plástico por otros materiales seguros y biodegradables.
  • ♻️ Reciclando en la medida de lo posible. Si bien es cierto que en este caso, le veo poca salida al plástico que no sea separar los tapones de las botellas para llevarlos al cole donde las recogen. El resto va, o al contenedor amarillo, o como “envase” para depositar los excrementos de la mascotita.

¿Cómo te quedas? Si quieres comprometerte de verdad, te invito a que eches un vistazo a mi  Lista de acciones FÁCILES para reducir el consumo de plástico.

¡Besoabrazos!

Podéis seguirme también en: Twitter Facebook Instagram

GuardarGuardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s