Foreo

Foreo LunaSiempre me pareció un rollo el ritual de belleza para el rostro. De pequeña veía a mi madre pasar un rato lo suficientemente largo en el baño como para echarla de menos. Aclaro: un rato largo “de los de puerta abierta al público”.

¿Y tanto jabón y tanta crema para qué? Jóvenes ilusos hemos sido todos, porque ninguno íbamos a envejecer nunca ¿a que no?

Te sientes joven y bella hasta que te dicen: “Nena, deberías empezar a hidratarte la cara – ¿Hola? ¡Que tengo 25! – Si, pero ya me lo agradecerás”. Si no quieres llenarte de arrugas, patas de gallo y un sinfín de sinónimos que no recuerdo y que recuerdan a ciruelas pasas, tranquilos, que la naturaleza ya se encargará de hacerlo. Seguir leyendo

Anuncios